jueves, 25 de febrero de 2016

Debut en Youtube


Mi prima Margot es una youtuber que tiene un canal de tutoriales de maquillaje y outfits, osea nada que ver conmigo porque yo soy más descuidada y con las justas me delineo los ojos jeje. 

La cosa es que la semana pasada, ella me invitó a su canal de Youtube y grabamos un video, aquí les dejo el link :)

---> TAG DE LA PRIMA <---


jueves, 4 de febrero de 2016

Mi vida a los 60

Hoy es un buen día, he despertado recordando todo.

A las 3pm llega Gonzalito, mi nieto hermoso. Sé que es malo tener nietos preferidos pero Gonzalo sin duda, es el que ilumina mis días. No sé si me aferro más a él por parecerse físicamente a mí o por el hecho de ser huérfano.
Gonzalo, es un niño de cinco años, sus padres, ambos médicos, fallecieron tres días antes de que él cumpliera cuatro años. Su madre era mi cuarta hija, se me fue con solo 27 años y su esposo, mi yerno, con 28. No hay nada que me consuele cuando recuerdo sus partidas.

Los tres viajaban al norte a pasear y de paso a constatar que las cosas en su hotel estuvieran marchando bien. Ya de regreso estando en la autopista, una moto cerró a un auto, y este auto por la gran velocidad a la que iba, perdió el control y ocasionó un triple choque, uno de los autos involucrados era el que dirigía mi ex yerno. El único sobreviviente fue Gonzalito que dice no recordar nada de aquel día pero yo estoy segura que sí recuerda, la tristeza en su mirada me lo confirma.

Hace algunos años me diagnosticaron Alzheimer, fue un golpe duro para mi familia, más aún para mí, tengo tantos recuerdos que atesoro y de pronto me los arrebataron, gracias a Dios o a algún ángel (y no son pocos los que tengo), hay días como hoy en los que amanezco recordando mi pasado, mi presente y hasta imagino mi futuro.

Tengo 62 años,  estoy bien conservada o al menos esos dicen las amistades que me ven después de tiempo; mientras escribo me pongo a pensar que tal vez lo dicen para hacerme sentir mejor, aún si ese fuera el caso, no importa, yo me veo al espejo y no aparento mi edad, nunca la aparenté. Cuando tenía 25 años, el que menos me ponía 18 y hasta menos; aquel entonces era 2016, año de mi supuesta muerte. Tontamente les creí a unos brujos que sería mi último año de vida, lo bueno es que pude apreciar la vida y traté de vivir al máximo. Lo malo es que malgasté mi dinero creyendo que no habría mañana. Sin embargo, aquí estoy, no tan sana pero al menos con vida para seguir disfrutando a mi familia.

Mis hijos son la razón de mi vida, desde joven soñé con tener siete hijos, mas como todo sueño, se quedó solo en eso. Hoy en día tengo tres hijos vivos, muy bien de salud gracias a Dios. El mayor es Alejandro, tiene 34 años, es Veterinario, heredó de mí el amor por los animales. Alejo, como le decimos de cariño, es padre de dos gemelas hermosas, una llamada Valentina y la otra Johana.
Mi segundo hijo y el más cariñoso es Ernesto, él nació producto de un 14 de Febrero, sabe bien que no fue planeado pero al menos tiene la certeza que fue concebido con mucho amor. Ernesto tiene un alma inocente, estudió Administración pero lo dejó en el cuarto ciclo porque notó que tenía la cadena de hoteles de sus padres a su disposición y pidió que se le enseñara lo básico del manejo y hoy en día tiene cuatro hoteles, tres en Perú y uno en Chile.
Santiago es mi tercer hijo. Acaba de cumplir 30 años, no se le ve mucho en las reuniones familiares, vive resentido con su papá desde los 20 años. Él piensa que yo no sé el motivo de su ingratitud pero sí lo sé. Santi vio a su padre con otra mujer, y ésta mujer era su ex enamorada de la universidad, y desde entonces no se lo perdona. Lo que no sé es si lo que enfureció a mi Santi es el hecho de que su padre me engañara o porque lo hizo con su ex. Prefiero no saber.
La última es Geraldine, o mejor dicho, era. La llamamos como yo, por insistencia de mi esposo, él siempre gustó de mi nombre. Ella era médico, mas nunca quiso estudiar medicina; su padre, una vez más, le imponía hacer algo. No lo culpo, él quería que la niña de sus ojos estudie lo mismo que él. Geraldine fue la hija más esperada, veníamos buscando la mujercita. Era la consentida de todos. Sus hermanos la adoraban y su padre no dejaba de babear por ella. Mi única compañera de las compras de los domingos, se fue, no está, no volverá.

Mi esposo es 10 años menor que yo, hoy en día luce muy bien, es un cincuentón interesante. Lo conocí cuando él tenía 17 años y yo 27, todo fue muy rápido, él era un niño que apenas salía del colegio y postulaba a San Marcos a la carrera de Medicina. Yo para ese entonces ya tenía mi cadena de hoteles y clínicas dentales en Lima y Provincias. Él me jura que se enamoró de mí por mi forma de ser pero con las bajezas que me hizo años después, no cabe duda que él nunca me amó. Nuestro matrimonio acabó masomenos cuando Geraldine tenía 15 años, lo recuerdo porque el muy sinvergüenza llevó a su amante a la fiesta de quinceaños de nuestra hija, la hizo pasar como una prima pero los encontré en el baño besándose y mi orgullo no me permitió rehacer nuestros votos. Ya no le guardo rencor a Alejandro porque valgan verdades, me dio cuatro hijos preciosos que adoro y me adoran. Sin embargo, soy consciente que esa relación se mantuvo más por despecho que por amor.

Aquel año en que conocí al padre de mis hijos, fue el último que juré dejar de esperar a Cristóbal. Cristóbal es el amor más lindo y sincero que he tenido en mis ya no tan cortos 62 años. Fue un amor de verano como solíamos llamarle aunque si tuviera que evaluarlo, tal vez fue mucho más que eso. A Cristóbal lo conocí la primera vez que viajé a Japón, yo le encontraba un parecido tremendo con un ex novio que murió en un accidente. Nos enamoramos como adolescentes y ahora, sin miedo y sin dudas puedo decir que no me arrepiento de absolutamente nada de lo que hice con él.

Nuestro ‘momento’ duró muy poco, casi 3 meses pero fue suficiente para amarlo con toda el alma y recordarlo por siempre, así padezca de Alzheimer. Él prometió ir a visitarme a Lima el siguiente año de mi retorno a Perú pero ese día nunca llegó. Cada año me decía lo mismo, incluso yo regresé por él a los dos años pero su matrimonio había vuelto a tener estabilidad y él prefirió no arriesgar. Fueron 4 años los que esperé por él, y seguramente hubiera esperado más, de no ser porque me enteré que esperaba a su tercer hijo. No pude hacer nada, no tenía derecho, nunca lo tuve.

Reconozco que por despecho, acepté al primer chico que se me cruzó, y ese fue Benjamín, el niño de 17 que tenía ilusión de hacer todo conmigo, de bailar, de jugar, de caminar por el parque, de besarme cada que deseaba y no solo a oscuras, todo lo opuesto a Cristóbal.

A pesar de haber tenido, hasta cierto momento, un esposo ejemplar, nunca dejé de pensar en Cristóbal, siempre lo tenía presente y siempre esperaba algo de él. Recuerdo que prometió enviarme algo por mis cumpleaños, ya que su mamá y yo compartíamos la misma fecha de nacimiento. Así que desde entonces, no ha pasado cumpleaños en el que no piense en él y en su mami, que Dios la guarde en su  gloria.

Son las 3:15pm, Gonzalito acaba de llegar del colegio y está emocionado, me señala que en el buzón hay una carta, le pido por favor que me la entregue.

“Hola, escribo con dificultad estas líneas, queriendo que sepas que nunca te olvidé y por eso quisiera verte por última vez, estaré en Perú la semana que viene, este es mi celular, escríbeme para coordinar dónde nos podemos ver.”

Es una broma, no! es su letra, es su dirección de Japón, es él. ¡¡Cristóbal!! es él. Pero por qué ahora? Por qué después de tantos años? Por qué?  No sé qué pensar.

No concibo imaginar lo que quiere decirme, ni siquiera sé si estaré bien y qué pasará si para entonces estoy en blanco, qué pasará si mis días grises regresan y no recuerdo ni siquiera esta carta que me envió, me siento desesperada, tal vez deba escribirle para contarle qué ha pasado por mi vida en estos últimos años, me alegra que él pueda saber todo esto, pero me duele en el alma saber que yo no podré saber de él.


miércoles, 13 de enero de 2016

El incondicional

Hace algunos años me enamoré de una persona mayor (bastante mayor) que en esta historia la llamaré 'Rómulo' y recuerdo que en aquel entonces creía que la relación jamás acabaría. Me enamoré como nunca antes pero hice un viaje al extranjero y ahí me enteré que tenía un romance con una tal Mary, en aquel momento la odié pero hoy creo que podría agradecerle porque aunque éste hombre es una buena persona, definitivamente no era para mi. Yo merezco tener una familia normal.

Nos dejamos de hablar por años pero por cosas del destino nos volvimos a encontrar y aunque él quiso que volviera a pasar algo, yo me negué (aún deseándolo), me negué porque ya estaba con una nueva pareja, peor aún, estaba comprometida. Me alejé lo más que pude pero a los meses descubrí una infidelidad de mi entonces novio y busqué a Rómulo para conversar (o para que me consuele), Rómulo se portó como todo un caballero y como todo zorro viejo esperó el tiempo prudente para que yo eliminara toda sospecha de sus intenciones. 

Cuando yo ya estaba mejor, él insinuó iniciar otra vez algo conmigo pero ya estaba curada, ya no deseaba nada íntimo con él, solo quería su amistad. A él le costó pero terminó por aceptar porque, según sus palabras, prefería hablarme como amigo que perderme para siempre...zorro viejo el abuelito. 

Un día cualquiera, mi mejor amiga me llamó para contarme que su abuelita y su perrita de 13 años, habían fallecido y sin pensarlo fui a visitarla...me quedé hasta muy tarde en su casa y recuerdo que a la hora de regresar a casa, hacía mucho frío. Me despedí, subí al auto, cerré las ventanas, sintonicé Radio Mágica 88.3 y comencé a manejar, a los minutos sentí que mis ojos se cerraban y llamé a Rómulo por inercia, le dije que tenía sueño y que me iba a estacionar en un grifo, que por favor me despierte en una hora; él se negó y me dijo que era muy peligroso, me dijo que si ya me faltaba poco para llegar, que haga un último esfuerzo y que llegue a casa. Le hice caso.

A los minutos, me encontraba con el parabrisas roto, aún manejando pero con el auto yendo más lento y el impacto de aquello que golpeé me despertó. Entré en estado de shock, no me detuve y por el contrario pisaba más fuerte el acelerador, encontré donde esconderme y llamé a Rómulo, quién no dudó en ir en el acto a mi encuentro, demoró menos de 5 minutos, sabe Dios cómo. Le expliqué lo que pasó, o al menos lo único que recordaba "estaba en la pista y de pronto abrí los ojos por un impacto y tenía el parabrisas hecho arrocillo". Me preguntó si había atropellado a alguien y gritando le dije NOOO, NICAGANDO! también me preguntó si había tomado y volví a contestar NICAGANDO RÓMULO, TÚ ME CONOCES, NO ME GUSTA EL ALCOHOL Y NO CHUPO NI CARAMELOS CON LICOR. 

En eso, él se comunicó con amigos policías y éstos le confirmaron que hubo un atropello a la altura de donde yo sentí el impacto; por el altavoz alcancé a oír la voz del policía que le decía HUEVÓN UN AUTO PLOMO HA ATROPELLADO A TRES PATAS Y SE HA DADO A LA FUGA, LOS PATAS SIGUEN TIRADOS EN LA PISTA HASTA QUE VENGAN LAS AMBULANCIAS, Rómulo cortó y vio mi cara pálida a punto de desmayarme, me agarró de los hombros y me dijo, chiquita qué hiciste??? Yo con lágrimas en los ojos le juraba por mi abuelita y por Dios que no sabía y de verdad no sabía. 

De pronto comencé a gritarle agarrándolo del pecho, RÓMULO, LE ACABO DE CAGAR LA VIDA A 3 PERSONAS INOCENTES, QUÉ VOY A HACER, ME VOY A IR PRESA. Me arrodillé frente a él y me puse a llorar y él se puso a llorar conmigo, me abrazó y me dijo: "chiquita tranquila, vamos a la comisaría, diré que yo estaba manejando, tú no te preocupes, tu llegarás después de mí como si fueras una amiga que no sabe nada, ok? Yo sin palabras, asentí con la cabeza y me subí al auto destrozado. Mientras él manejaba, yo me cuestionaba si eso era lo correcto o si yo tenía que asumir mis actos, pero a la vez pensaba en mi futuro y de imaginarme tras las rejas me daba náuseas. Llegamos a la comisaria y le pregunté si estaba seguro de eso y me dijo con toda seguridad que sí, que él haría eso y mucho más. Me agarró la cara y dijo lo siguiente "chiquita, todo va a estar bien, no llores, en un rato entras".

Cuando entré vi que lo llevaban a que pase dosaje etílico y estuve a punto de acercarme y confesar mi responsabilidad pero su mirada me lo dijo todo y ya no lo hice. Me preguntaron que por qué yo estaba ahí y por qué estaba nerviosa y respondí que Rómulo es mi amigo y que los papeles del carro están a mi nombre.

Los meses transcurrieron y yo asumía todos los gastos que no cubría el SOAT, como pañales o cremas que ayudaban a la rehabilitación de las cicatrices de los chicos. Jamás me desentendí de ellos y también le pagué un buen abogado a Rómulo, nunca lo arrestaron pero las familias constantemente iban a buscarlo para lincharlo o matarlo. 

Hoy, a 2 años con 3 meses de aquel accidente, podemos decir que ya todo pasó, los chicos están bien y de alguna manera puedo respirar. Rómulo sigue con su vida, es mi mejor amigo, el incondicional pero nunca volvimos a tener nada amoroso. 

-Me alejé de este blog debido a ese problema pero espero de corazón que todo vuelva a la normalidad. Gracias.